Del Cielo

DelCieloPiramide

Del Cielo | Premio Luis Caballero | 2001

Mi intención en esta obra (Del Cielo) es tratar de conectar una idea artística o pictórica, con un espacio como el Planetario, diseñado para la observación de los cielos. Lo que quisiera que se sienta más es una resemantización y una reconfiguración del espacio. Es darle el aspecto -si se quiere llamar así- de que esas obras siempre han estado ahí, porque es el Planetario, porque es una idea del cielo y un diálogo con el espacio. Esta obra no se adapta al lugar como si fuera un diseño en el espacio, una obra específica. Este espacio es tan receptivo y tan cargado, que puedo desplegar todo ese trabajo ahí y dar la idea de que esa obra está en su casa.

En mi caso me interesa plantear las formas geométricas no tanto como esencias ni como principios de verdad sino como núcleos organizativos del espacio. Ahí sí se genera una relación a partir de la cual esos núcleos organizan la pintura en el espacio, se apoderan de él, se sitúan en él alterándolo, y alterando también al observador. Es como crear un espacio pictórico. Un espacio de pensamiento plástico. Un proceso plástico que aborda la experiencia del espacio desde principios constructivos.

DelCieloPanoramica

La idea de recorrido

Las geometrías y teorías del cielo se han visto profundamente replanteadas: nuestro sistema solar ha pasado de ser el centro del universo a ser un sistema común y corriente situado en un área marginal de una galaxia promedio que, a su vez, coexiste discretamente con otros cientos de miles de millones de galaxias en un universo acéntrico, disperso y con infinidad de geometrías posibles.

En este modelo del universo el observador ocupa un lugar esencial, pues este parece estar escindido en dos partes fundamentales: el universo que observa y el que es observado. Es por esto que muchas de las respuestas a las búsquedas por “principios universales” y “estructuras subyacentes” de la realidad parecen no estar no sólo en el mundo observado sino en los modelos mentales y procesos de mediación del observador.

La presente propuesta parte de ahí, es decir, de otorgar al observador un lugar central en los procesos de observación: el observador no se plantea como un centro estático alrededor del cual gira el universo, él lo recorre, y a medida que lo hace, el universo aparece ante él en muchas formas: fragmentado, unificado, incoherente, armónico, incierto, nítido, incomprensible, posible…

“Del Cielo” plantea entonces un recorrido posible para el observador, en el que los Sólidos Regulares emergen de las paredes de la sala como buscando ser recorridos por este nuevo centro. A lo largo de toda a pared circular del costado occidental aparecen dibujados fragmentos de los Sólidos como si se tratara de una pantalla de proyección (análoga a la pantalla esférica de proyección del Planetario)  en la que el observador organiza y re-organiza su experiencia de observación.

Se propone la obra como vehículo, es decir, como una “puesta en espacio” de un conjunto de elementos geométricos que buscan propiciar una experiencia estética, así como una serie de posibles recorridos a través de la historia.

DelCieloPanoramica03

Relacion con el trabajo anterior al 2000

En mi trabajo bidimensional, dibujaba y yuxtaponía las formas esenciales entre sí, articulando redes y espacios indeterminados sobre superficies de color uniforme. Entre los años 97 y 2000 las formas esenciales cobraron autonomía y volumen. Las redes entraron a dialogar con el espacio arquitectónico y para esta muestra (Del Cielo) la pintura aparece creando puntos de tensión entre los volúmenes que parecen salir de la pared y las líneas que recorren su superficie.

Se parte entonces de la noción de “cielo” entendido como “espacio donde coexisten todas las cosas”. Siguiendo esta idea y llevándola de la dimensión celeste al discreto espacio de mi trabajo, se podría decir que allí están todos los elementos que he venido investigando: los de la pintura, las tres dimensiones, el trabajo con el espacio, los sólidos regulares… Hay una coexistencia entre obras que parecen venidas de una geometría euclidiana con otras que no lo son tanto y también con la misma idea del recorrido que se puede hacer el observador, convertido, si se quiere ver así, en el centro de ese universo.

Anuncios